domingo, 19 de junio de 2016

MÚSICA / Mad Cool: 3º día - Neil Young

Y al tercer día... llegó Neil Young y dejó a todos pequeñitos. El canadiense se marcó un conciertazo de esos directamente caídos de otra dimensión. La leyenda viva del rock and roll demostró una vez más por qué lo es, por qué ha influenciado a varias generaciones, por qué es capaz de aguantar como si nada durante dos horas y media en el escenario, mandando y dejando agotada a su banda de jovenzuelos (Promise Of The Real, de Lukas Nelson, el hijo de Willie Nelson) y por qué es capaz de recorrer con su cancionero momentos míticos de la historia del rock: primero, solo con su acústica, armónica y piano-órgano, luego con su guitarra eléctrica Gretsch y, como culminación, su Gibson Les Paul negra (la Old Black), promesa de que llega el huracán sónico. En su set acústico comenzó con "After The Gold Rush", "Heart Of Gold" y "The Needle And The Damage Done" (y luego "Out On The Weekend", "From Hank To Hendrix", etc.). Nada menos. Directo al corazón, extrayendo de su guitarra Martin los sonidos que elevan el espíritu. Y, tras lanzar su clásico mensaje ecologista, en la parte eléctrica llegó su también clásico mensaje al racista Sur de Estados Unidos con "Alabama", amén de otras piezas que viven en el delicado equilibrio entre la fuerza y la emoción, "Words (Between The Lines Of Age)" y "Winterlong". Ya estábamos todos preparados para el siguiente paso: Neil Young y sus pasajes guitarreros sin fin que conducen al éxtasis: más de 20 minutos con "Down On The River", más de 15 minutos con "Like A Hurricane", parecido con "Mansion On The Hill"... Hasta llegar al final con "Rockin' In The Free World" (que se ha convertido en ataque contra Donald Trump). ¿Al final? Bueno, la canción la acabó cuatro o cinco veces pero, aunque Neil y su banda abandonaron el escenario, el público quería más, necesitaba más. Y volvieron a salir para descargar "Love And Only Love" por un buen rato más. Y el hierático Neil dejó entrever su emoción y acabó abrazado a su banda, todos saltando al compás de una audiencia agradecida por haber asistido a una clase magistral de rock and roll.

Y tras esto, ¿qué podemos decir del resto del día? Bueno, estuvo por ahí Gary Clark Jr., un excelente guitarrista negro de Texas que combina con habilidad blues, soul y otros sonidos de forma muy convincente. Por su parte, los neoyorkinos DIIV descargaron su buen indie-rock y shoegazing, mientras que sus paisanos Woods encaran un indie folk-rock bastante interesante. The Ben Miller Band abordan la música de raíces estadounidenses, el bluegrass y blues, con convicción y un punto de originalidad en su concepción. Los norirlandeses Two Door Cinema Club se lo pasaron estupendamente con su indie-dance-rock, e incluso adelantaron un par de canciones de su próximo disco que sonaron muy bien. Y los españoles Corizonas pusieron fin a la noche (y al festival) de la mejor manera posible: de forma muy divertida. Y para terminar acabó sonando "Always Look On The Bright Side Of Life" y nos fuimos tarareándola tan contentos a casa.

sábado, 18 de junio de 2016

MÚSICA / Mad Cool: 2º día - Band Of Horses, 091...

El segundo día del Mad Cool empezó a caballo entre los conciertos L.A. y Stereophonics (imposible entrar a los noruegos Kings Of Convenience, todo petado en el escenario 4). Los mallorquines L.A. se mostraron sólidos en un directo cada vez más americanizado que les asemeja más a unos Pearl Jam de medios tiempos. Cosa buena. Por su parte, los británicos Stereophonics, aunque nunca pasaron de la segunda fila del britpop (que no es poco), siguen convenciendo con un perfil netamente rockero (Kelly Jones es distribuidor exclusivo de Gibson, seguro). También convincentes se mostraron sus compatriotas Temples, unos jovenzuelos que apuestan por la psicodelia y a los que, aunque les faltan aún tablas, demuestran manejar bien las claves del género. Por su parte, los estadounidenses Jane's Adiction quizá fueron importantes en el mundillo alternativo dos minutos a finales de los 80 y principios de los 90, pero ahora no pasan de ser una mera anécdota. Aunque se dedicaron a repasar su emblemático álbum "Ritual de lo Habitual" (1990), no acabaron de conectar conmigo. Y llegó el momento de Band Of Horses. El grupo de Seattle no sólo se compone de hábiles instrumentistas sino que su líder, Ben Bridwell, tiene un carisma que el público agradece. La banda domina esa mezcla de estilos que incluye el indie, el country y el rock, y elabora brillantes canciones que calan hondo. Se centraron en su nuevo disco (es normal) pero también desgranaron buena parte de su cancionero habitual. Grandes. Y para grandes, los granadinos 091, posiblemente el mejor grupo de rock de la historia de España. Nunca obtuvieron el éxito comercial que se merecían pero aquí están reunidos, recordando que tienen un setlist flipante, pleno de guitarras vigorosas y letras inteligentes y profundas.

viernes, 17 de junio de 2016

MÚSICA / Mad Cool: 1º día - The Who, Vetusta Morla, Lori Meyers...

Ante todo se agradece muchísimo que en Madrid surja una iniciativa de macrofestival de referencia como Mad Cool que permita disfrutar de una selección musical tan amplia y variada: desde glorias consagradas a nuevas promesas en diferentes estilos de rock, pop, electrónica, etc. La primera jornada del jueves 16 transcurrió con la típicas ganas de querer abarcar un poco de todo (aunque los inevitables solapamientos de conciertos empiezan a ser un fastidio). Todo marchó a la perfección, salvo el servicio de bares, donde los camareros no parecen muy hábiles en eso de servir a tanta gente. En fin, menos mal que hay hombres-cerveza moviéndose por todo el recinto (quizá no suficientes) para aliviar las necesidades... Problemas logísticos aparte, en lo musical el primer día transcurrió a gran nivel.

Empezamos con los granadinos Lori Meyers, cuyo directo ya de sobra conocido hace que todo vaya como la seda. La gente entregada y ellos disfrutando, sonido estupendo y concierto redondo. Los anglo-estadounidenses The Kills mostraron su punk-rock ruidista con actitud y solvencia, aunque en este caso el sonido de la actuación (en el escenario 3) fue manifistamente mejorable. Y en esto llegaron los británicos The Who y dejaron a todos ojipláticos de cómo estos setentañeros dan sopas con hondas a tanto grupo-joven-que-dice-ser-el-mejor-del-mundo. Su recorrido musical repasa sus viejas glorias, claro, no aportan más al panorama pero, ¿qué más hace falta cuando ya has marcado la historia del rock en los 60 y 70? Actitud les sobra y, aunque la voz de Roger Daltrey no siempre le responde como debiera, la guitarra de Pete Townshend y sus molinillos te dejan noqueado. Empezar un concierto con "I Can't Explain", "Substitute", "Who Are You", "The Kids Are Alright", "My Generation" y "I Can See for Miles", y acabarlo con "Pinball Wizard", "See Me, Feel Me", "Baba O'Riley" y "Won't Get Fooled Again" sólo significa una cosa: ¡¡¡pedazo setlist!!! Los estadounidenses Garbage le pusieron ganas, sobre todo por una Shirley Manson con mono de escenario tras sus años de silencio. El repertorio estuvo bien trufado de temas nuevos y antiguos, algunos ya con la categoría de clásicos, pero faltó algo de feeling a la actuación, aunque resultó eficaz. Los escoceses Django Django y su art-rock dejan una sensación muy agradable, divertida y disfrutable. Aunque el sonido (de nuevo en el escenario 3) no era el más logrado posible, aquí sí que hubo mucho feeling y la gente se lo pasó bomba. Lo poco visto de los británicos Editors (de nuevo los solapamientos) sonó bien gracias a su indie-rock resultón. Y, para cerrar, unos Vetusta Morla a los que nunca he seguido ni en discos ni en conciertos y que me sorprendieron mucho por su preparado directo y sus canciones que enganchan rápidamente y que son objeto de pura veneración por parte de los fans. ¡Otra actuación notable para terminar esta primera jornada!

jueves, 16 de junio de 2016

VIAJES / Sur de Francia: Toulouse y Carcasona

Nuevamente, una Eurocopa nos da la excusa para viajar, en este caso, al sur de Francia, donde la selección española reparte sus partidos de la fase de grupos de esta Eurocopa de Francia 2016 en las sedes de Toulouse, Burdeos y Niza. Como Niza ya la conozcoa y Burdeos, aunque era la opción más interesante a priori, habrá que dejarla para otra ocasión, el objetivo era Toulouse. La cuarta ciudad francesa por población (cerca de 500.000 habitantes) se sitúa a 90 kilómetros de los Pirineos, es atravesada por el bello río Garona y es patente su herencia occitana (los nombres de las calles están tanto en francés como en occitano), además de la española, a raíz del exilio masivo causado por la Guerra Civil. Entre sus edificios históricos destaca el Capitole, un enorme edificio sede del Ayuntamiento y que da nombre también a la monumental plaza, centro neurálgico de la ciudad. Asimismo, nos encontramos la Basílica de San Sernín, una de las mayores de estilo románico en Europa occidental e importante núcleo de peregrinación del Camino de Santiago, la Catedral de St-Étienne y la Basílica de la Dorada de Toulouse. Precisamente, cerca de este último edificio se sitúa una de las zonas de marcha de Toulouse, la Place de Saint-Pierre. La otra se extiende entre la Allée Jean Jaurès y las calles Gabriel Péri y Colombette. Nuestro alijamiento fue el "Bordeaux", un hotel con una buena relación calidad-precio y excelente unicación, pues es de fácil acceso al entrar en coche a la ciudad, cuenta con opción de aparcamiento privado (literalmente encerrado con llave) por 8 euros al día y andando se alcanza el centro fácilmente. El recuerdo de Toulouse será además positivo porque España logró vencer a República Checa por 1-0 (aunque fuera en el minuto 87, sufriendo), aunque todavía queda mucho campeonato.

Como teníamos algo de tiempo para hacer turismo por los alrededores nos dirigimos a Carcasona, a 95 kilómetros al sureste de Toulouse. El principal atractivo turístico de Carcasona es su ciudad antigua (La Cité), situada a las afueras de la actual villa. La ciudadela amurallada, un conjunto arquitectónico medieval restaurado por Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX, fue declarada en 1997 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En verdad lo merece, su perfecto estado de conservación te hace retroceder siglos. Lástima que esté plagada de tiendas y restaurantes que te recuerdan la actualidad (je,je). Precisamente, en cualquiera de sus restaurantes se puede degustar uno de los platos típicos de la región, el Cassoulet, un guiso hecho con alubias blancas o frijoles, y distintas partes de carne animal. ¡Influencia hispana a tope!

Mención aparte merecen las partes de los Pirineos españoles que atravesamos para llegar a y salir del sur de Francia. A la ida, parada en Aínsa (Huesca), un precioso pueblo desde cuyo centro antiguo, situado en lo alto y constituido por edificios de piedra y calles empedradas, se obtienen unas espléndidas vistas de valles y montañas. Idílico. También fantástico es el recorrido desde Aínsa hasta Francia por el túnel de Bielsa, con una carretera en buenas condiciones, aunque con muchas más curvas en el lado francés (con pueblos mucho menos intresantes, por cierto), donde el desnivel es mucho más pronunciado. A la vuelta, aunque queríamos el retorno tranquilo por la frontera de Irún. una huelga nos obligó a recorrer el País Vasco francés: multitud de colinas y aldeas pequeñas con sabor a la Euskadi más rural. La llegada a Roncesvalles (Navarra), punto clave en la peregrinación a Santiago de Compostela, nos señala que ya estamos de nuevo en España.

viernes, 3 de junio de 2016

MÚSICA / Paul McCartney: la magia eterna

"Hola, ¿qué pasa, troncos?" fueron las primeras palabras -en español- que pronunció Paul McCartney en su concierto del 2 de junio ante un abarrotado estadio Vicente Calderón, de Madrid. Prueba del buen rollo que mostró durante toda la noche, por no hablar de su profesionalidad, su entrega y su conexión especial con el público, lógicamente recíproca, porque la gente estaba totalmente rendida ante tamaña figura histórica de la música mundial. Además, quien esperara a un McCartney blandito, algo de lo que habitualmente se le acusa, saldría sorprendido. Al menos en esta gira, One On One, el artista se rodea de unos magníficos músicos (a destacar el tremendo batería) y de un potente sonido de guitarras Gibson. Por su parte, Paul hace gala de su maestría tocando diversos instrumentos a lo largo del concierto: bajo, guitarras eléctricas y acústicas, ukelele y piano.

El repertorio quedó compuesto por 39 canciones, de las que 23 eran de The Beatles (sí, todos los grandes clásicos que estáis pensando: "A Hard Day's Night", "Can't Buy Me Love", "Let It Be", "Hey Jude", etc., etc.), junto con "In Spite Of All The Danger", una de sus primeras canciones -todavía como The Quarrymen-, aunque también las seis de los Wings aportaron su dosis de energía, además de los temas en solitario, colaboraciones y homenajes a sus compañeros fallecidos, Lennon (emotiva "Here Today", con estribillo de "Give Peace a Chance" incluido) y Harrison.(bellísima "Something"). Podéis ver el listado completo aquí. En total, fueron dos horas y media de concierto flipante, subidón garantizado, un viaje para los sentidos, desde lo energético ("Live And Let Die" fue impactante) a lo sensible ("Blackbird" me hizo llorar, con Paul elevándose en una plataforma durante la canción como si quisiera volar). En resumen, una noche mágica, una auténtica gozada.

miércoles, 1 de junio de 2016

DEPORTES / Atlético de Madrid 2015/16: la frustración de rozar la gloria

En teoría, atendiendo a los resultados y las cifras de este equipo, la temporada podría calificarse como muy buena. Por un lado, terceros en la Liga, llegando a luchar por el liderato en las últimas jornadas, y con unos números excelentes: 88 puntos, la segunda mejor puntuación histórica (por debajo de los 90 de la Liga ganada en 2013/14 y por encima de los 87 del Doblete de 1995/96), 63 goles a favor (tercer equipo goleador, con Griezmann como máximo anotador, con 22 goles) y 18 goles encajados, con un Oblak inexpugnable, la cifra más baja de toda Europa y de la historia de la Liga (empatado con el Depor de 1993/94). Por otro lado, finalistas de Champions por segunda vez en tres años y tras derrotar al Barça y al Bayern de Múnich. Nada menos. Sólo la eliminación de la Copa del Rey (a manos precisamente del Barcelona) empañó el altísimo nivel competitivo de este equipo, quizá con carencias vistos los jugadores uno a uno, quizá con dudas tácticas en varias fases de la temporada...

Pero el extraordinario, titánico trabajo del Cholo Simeone ha logrado producir una máquina futbolística capaz de todo, DE TODO. Claro que duele la derrota en la Champions frente al eterno rival, pero recordemos que, en el contexto de un partido mediocre por ambas partes, donde los dos equipos tuvieron sus oportunidades y ninguno fue más que el otro, con todos los jugadores rotos, un gol en fuera de juego de Sergio Ramos, una pena máxima fallada por Griezmann y la fatídica tanda final de penaltis frustraron una aspiración que ahora es más fuerte aún si cabe. Debemos ganar la Champions y lo haremos. Y otros títulos. Pero el Cholo tiene que disponer de un equipo aún mejor, el club debe invertir decidida e inteligentemente en un proyecto con mucho presente y un magnífico futuro al alcance de la mano.

lunes, 16 de mayo de 2016

LIBROS / "Anatomía de un instante" (2009), de Javier Cercas

Javier Cercas publicó en 2009 "Anatomía de un instante", una apasionante y minuciosa mezcla de crónica y ensayo sobre el intento de golpe de Estado de 1981. El libro parte de un determinado momento al que se refiere el título: la grabación en la que los golpistas ya han entrado al Congreso, han disparado al techo y todos los diputados se tiran al suelo salvo tres: el presidente Adolfo Suárez, el vicepresidente (y capitán general) Manuel Gutiérrez Mellado y el secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Santiago Carrillo. A partir de esa situación y de esas actitudes de los tres protagonistas se enhebran los argumentos para hablar de la intentona golpista.

La obra se estructura en torno a cinco partes. En una primera se habla del caldo de cultivo previo, principalmente de las más importantes conspiraciones, las desarrolladas en los entornos de la prensa derechista, Alianza Popular, la Iglesia, el PSOE, la UCD, Estados Unidos, el Ejército y el CESID. En la segunda se disecciona la figura de Gutiérrez Mellado, un golpista (de 1936) frente al golpe (de 1981). En la tercera, la de Santiago Carrillo, un revolucionario (y uno de los grandes creadores de la Transición, desde fuera del Franquismo) frente al golpe. En la cuarta, se habla de los cerebros de la intentona: Alfonso Armada, el jefe político; Jaime Miláns del Bosch, el jefe militar; y Antonio Tejero, el jefe operativo. Y, en la quinta parte, se profundiza en la figura de Adolfo Suárez, otro de los grandes creadores de la Transición, en este caso desde dentro del Franquismo.

martes, 3 de mayo de 2016

OCIO / Pedrote vence en el VIII Concurso de Tapas de Quintanar

El bar Pedrote se ha proclamado vencedor del octava edición del Concurso de Tapas de Quintanar de la Orden (Toledo) con su tapa "Pura Tierra", compuesta de carrillada en su jugo con crema de foie de pato y boletus con frutos secos y gelatina de hierbabuena. Enhorabuena por esta su primera victoria, en una edición que, por el cambio de normas de votación (bastaba con probar 5 de 29 tapas), ha logrado reunir la opinión de 233 personas, frente a las 71 del pasado año (cuando se requerían haber sellado 20 de las 29 tapas a concurso). La bajada del listón se ha complementado muy acertadamente con diversos niveles incentivados a través de sorteos de premios: con 10 se optaba a un fin de semana en el Levante, con 13 a un fin de semana en un Parador y con 15 a un crucero. En cambio, ha podido ser disuasorio el aumento del precio de la tapa, de 1,50 a 2 euros, si bien esta subida ha sido bien invertida por los bares y restaurantes con tapas en general de mayor calidad.

1. PEDROTE: "Pura Tierra"
2. CASA ANTONIO: "Carrillada al vino tinto"
3. SAN FRANCISCO: "Carpacho de pulpo"

lunes, 2 de mayo de 2016

CINE / 19º Festival de Málaga (y 2)

"Callback", de Carles Torras (Sección Oficial)
Un filme austero y sobrio que va creciendo poco a poco con el metraje, en la medida que vamos conociendo a ese gran personaje que recrea con maestría minimalista Martín Bacigalupo. Un tipo lucha en Nueva York por conseguir prosperar como actor y lo único que logra son papeles de anuncios publicitarios bastante patéticos. Con el tiempo vamos descubriendo la alienación que se oculta detrás del protagonista, en una trama con similitudes obvias con "Taxi Driver" (Martin Scorsese, 1976) y con un final muy coherente y climático. NOTA: 7

"El acompañante", de Pavel Giroud (Territorio Latinoamericano)
Película más bienintencionada que lograda, se centra en los años 80 en Cuba, cuando empezaba a surgir la epidemia del SIDA y los enfermos eran encerrados en centros de tratamiento, no sólo para intentar curarlos sino también para aislarlos de la sociedad. En uno de esos centros coinciden un paciente y su acompañante, un boxeador castigado por las autoridades por haberse dopado. Juntos desarrollarán una amistad por la que intentarán ser mejores y superar las dificultades. No obstante, el tono de la cinta es discreto, tanto narrativamente como en lo relativo a las actuaciones. NOTA: 5

domingo, 1 de mayo de 2016

CINE / 19º Festival de Málaga (1)

"Kóblic", de Sebastián Borensztein (Sección Oficial)
Aunque se desarrolle en Argentina, "Kóblic" en el fondo es una auténtica película del Oeste. Con su héroe anónimo (un militar arrepentido de eso tan espantoso que fueron los vuelos de la muerte), su sheriff (en este caso villano, que trata de descubrir su secreto y cercarle), su heroína desvalida, sus llanuras... ¡y hasta su duelo final! Una historia que el director va tejiendo con paciencia hasta que termina mostrando el pasado del protagonista, un excelente Ricardo Darín, como siempre. Pero incluso está mejor Óscar Martínez en un glorioso papel de malvado jefe de policía que defiende su red corrupta con todos los medios posibles. NOTA: 7

"Cerca de tu casa", de Eduard Cortés (Sección Oficial)
El drama de la crisis también puede cantarse. En "Cerca de tu casa", Eduard Cortés apuesta por ello y la jugada arriesgada le sale bien. Precisamente, los momentos musicales aportan un cierto tono poético y matizan un poco las situaciones más duras (algunas escenas son realmente fuertes). Porque el filme habla de los primeros momentos de las ejecuciones hipotecarias, cuando los más débiles eran los primeros en caer y, tras perder el trabajo y el dinero, finalmente se quedaban sin casa. También es verdad que ciertos pasajes están demasiado subrayados, pero la historia abarca con honestidad distintos personajes que aportan diversidad de puntos de vista. NOTA: 7
"El futuro ya no es lo que era", de Pedro Barbero (Sección Oficial)
Un planteamiento con ciertas buenas ideas de fondo pero en general fallido, en el que Dani Rovira no acaba de dar con el tono exacto en esta mezcla de comedia y drama que, al final, ni lo uno ni lo otro. La búsqueda de rumbo en la vida por parte de un futurólogo de televisión divorciado mira a Woody Allen para encontrar inspiración, pero todo acaba resultando más bien una farsa por momentos grotesca. NOTA: 3