jueves, 29 de noviembre de 2012

MÚSICA / The Black Keys arrasan en Madrid

¿Quién les iba a decir a los estadounidenses The Black Keys que iban a pasar en poco tiempo de tocar en salas de medio a pelo a escenarios con 15.000 espectadores, como ayer en el abarrotadísimo Palacio de los Deportes, de Madrid? El tiempo que ha pasado desde que hace un año editaran "El camino", uno de los mejores discos de rock de los últimos años, una colección de grandes canciones, auténticos cañonazos, hits que, sobre una base de rock de raíces, rebusca en el blues, el soul y el pop para actualizarlos. Todo empezó con "Lonely Boy"...

Y anoche demostraron sobre las tablas lo que vale ese gran disco, que, como es lógico, centró buena parte de su actuación, pero no toda. Porque la banda no renuncia a su cancionero previo, compuesto por seis discos más y que también tiene sus buenos momentos. En directo, la banda suena potente, a pesar de ser básicamente un dúo (aunque en los conciertos les apoya un bajista y un teclista-guitarrista), porque su solista y cantante, Dan Auerbach, ejerce el papel de verdadero maestro de la guitarra y cubre la mayor parte de los registros: desde émulo de Jimi Hendrix a acústico intimista, ambos en una misma canción, "Little Black Submarines" (con cambio de instrumento de por medio y todo). Del resto se encarga Patrick Carney, un batería tan contundente como con gran sentido del ritmo. El set apenas duró una hora y media, aunque concentraron en él una veintena de canciones, las suficientes para disfrutar de la intensidad que se gastan en vivo. Quizá su estilo musical se disfrutaría mejor en pequeñas salas, pero ya están en otra liga, en la de los macroconciertos que otorga la fama mundial...




jueves, 22 de noviembre de 2012

CINE / 50º Festival Internacional de Gijón (y 2)

"Un monstre à Paris" (2011), de Bibo Bergeron (Sección Animaficx) Una película de animación solvente, entretenida, con buen rollo y, además, situada en la ciudad de París, concretamente a principios del siglo XX. Su mensaje de fondo de respeto por la diferencia le aporta una cierta enjundia, mientras que, por lo demás, centra sus bazas en el humor amable, las aventuras desatadas por el descontrol del invento de un científico y, cómo no, tratándose de esa ciudad, el amor entre los personajes. No descubre la penicilina pero se ve con agrado. Eso sí, la banda sonora, con temas cantados por Vanessa Paradis, es realmente estupenda. "Epilogue" (2012), de Amir Manor (Sección Oficial) La decadencia de un anciano matrimonio, abocado a sobrevivir con una pensión que se intuye escasa y sin relación posible con unos vecinos y una familia que les son ajenos, le sirve al director para trazar una crítica de la sociedad israelí actual, en relación con los ideales que encarnaron en su momento los protagonistas y que hoy parecen perdidos. Incomunicación, capitalismo salvaje e ideología neoliberal extremista son algunos de los problemas que Amir Manor pretende sacar a la luz (y que muchos ya suponemos de Israel). No obstante, la narración excesivamente pausada y la falta de mayor concreción en las ideas apuntadas impiden que la cinte acabe de calar lo que debiera y sólo las buenas interpretaciones de la pareja, momentos puntuales de humor y el intenso drama salvan el filme. "Snowtown" (2011), de Justin Kurzel (Sección Esbilla) Una cosa es querer contar con realismo los terribles sucesos acaecidos en realidad en Australia sobre un asesino en serie y otra bien distinta es sumergir al espectador en un ambiente de miseria humana en el que se pierde el horizonte moral de los hechos. Ese regodeo en lo peor de la humanidad hace, de hecho, que el espectador desconecte rápidamente de la historia y, al final del visionado, uno se queda en la retina con un cúmulo de imágenes y hechos tremendos sin pies ni cabeza, ni discurso que enhebre las circunstancias. Vale, es lo que ocurrió. Pero, ¿y qué?

martes, 20 de noviembre de 2012

CINE / 50º Festival Internacional de Gijón (1)

Interesante lo visto en esta edición del ya veterano Festival Internacional de Cine de Gijón, el último de los grandes certámenes cinematográficos celebrados en el año. Espítiru independiente, estilo renovador, temática diferente y desafiante... Con el tiempo, el festival gijonés mantiene sus constantes características, aunque el público no acaba de responder como se deseara. Una deuda pendiente para la organización, dirigida ahora por Nacho Carballo: mantener el listón de calidad y el enfoque alternativo al tiempo que se atrae a la gente a las salas.
"Después de Lucía" (2012), de Michel Franco (Sección Esbilla) Tan pausado como terrorífico este relato que se inicia con la angustia vital por la pérdida de la esposa y madre de un hombre y su hija, respectivamente, que buscan la marcha a la capital para rehacer sus vidas. Y, en lugar de eso, se encuentran él con el recuerdo de la pérdida que le dificulta seguir trabajando y ella, en lo que es mucho peor, se ve envuelta en un tremebundo caso de acoso escolar. La cámara sigue con implacable sosiego a unos personajes absolutamente creíbles, sumergidos en una historia que, poco a poco, va acumulando escenas más y más insoportables hasta un desenlace tan terrible como lógico. "Teddy Bear" (2012), de Mads Matthiesen (Sección Oficial) Entrañable y surrealista la historia del culturista de físico imponente que se ve incapaz de encarrilar su vida sentimental debido a la relación de dependencia que mantiene con su posesiva madre. Para intentar solucionarlo viaja a Tailandia, país donde cree que será más fácil conseguir una chica, aunque su inocencia desconoce cómo funcionan realmente las cosas. Precisamente, ese constante choque entre la realidad y la incapacidad emocional del protagonista, mezclando con comedimiento humor y drama, es lo más logrado de la cinta, cuyo director trata con cariño y respeto a sus personajes, algo muy de agradecer. "Beyond The Hills" (2012), de Cristian Mungiu (Sección Oficial) El rumano Cristian Mungiu retoma la dirección, cinco años después de su cruda "4 meses, 3 semanas, 2 días" (2007), para aplicar su estilo sobrio y casi documentalista a una historia basada en hechos increíblemente reales. El reencuentro años después de dos amigas, procedentes del mismo orfanato, le sirve para lanzar mensajes a varios niveles: los cambios que produce el paso del tiempo y el hecho de que cada chica haya tomado un camino bien diferente en sus vidas (una monja, firme en sus creencias, y la otra con una evidente dependencia emocional); la contraposición entre fe y amor, dado que el afecto de una de ellas es rechazado por las nuevas posiciones morales de la otra; y, finalmente, la desoladora falta de comprensión practicada por todos y cada uno de los personajes y que lleva a un fatal desenlace. En contra del filme juega la reiteración narrativa de Mungiu, que lleva no sólo a un exceso de metraje, sino sobre todo a una redundancia en cuanto a lo que se quiere contar. "The Woman" (2011), de Lucky McKee (Sección Géneros Mutantes) Buena película al más puro estilo de serie B que cuenta la caza de una mujer salvaje por parte de un padre de familia dispuesto a civilizarla. A partir de aquí comenzará a surgir la duda sobre cuál de los dos personajes es más salvaje, mientras se ponen en evidencia poco a poco las terribles bases sobre las que se basa la vida de esa familia supuestamente civilizada: el dominio del hombre sobre la mujer y la crueldad del padre (y del hijo) con su cautiva... Hasta que la situación se desata, claro, y todo acaba como el rosario de la aurora, en términos gore.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

14-N: La primera huelga internacional del siglo XXI

España, Portugal, Bélgica, Malta y Chipre (con paros parciales en Grecia, Francia e Italia) llevan a cabo hoy la primera huelga europea e internacional del siglo XXI, porque el ataque contra el Estado del Bienestar es generalizado en el Viejo Continente pero, al mismo tiempo, no podemos elegir democráticamente otra forma de solucionar la crisis. Y hay alternativa.

Éstas son algunas de las razones para esta huelga.

Sigue aquí la jornada en directo.

Comprueba el seguimiento de la huelga, según EFC.

Únete a alguna de las manifestaciones de hoy.

domingo, 11 de noviembre de 2012

LIBROS / "Acabad ya con esta crisis" (2012), de Paul Krugman

El Premio Nobel de Economía Paul Krugman expone en este libro sus ideas sobre la actual crisis económica, sus causas, sus consecuencias y su posible solución, ciñéndose especialmente al caso de su país, Estados Unidos, pero ampliando su explicación a los países de la Zona Euro. Como buen keynesiano, Krugman argumenta una política económica alternativa a la que actualmente se lleva a cabo en Europa (bajo los auspicios de la conservadora alemana Angela Merkel) y por parte del opositor Partido Republicano (que controla el Congreso) en Estados Unidos. Y, como desgraciadamente todos conocemos, esa política económica actualmente dominante aboga por los recortes presupuestarios del Estado como única salida de la crisis, ya que considera que ésta ha sido provocada por el exceso de gasto público en los años previos. El economista estadounidense considera, por el contrario, que la razón de la crisis se encuentra principalmente en la burbuja inmobiliaria producida tanto en su país como en Europa (y especialmente en España) y en la desregulación financiera que ha provocado una alta inestabilidad en el sistema. Por tanto, la medida que Krugman propone para salir de la crisis es que, dado que el gasto privado se ha contraído por el desempleo y el parón del consumo, sea el gasto público el que lo sustituya. Más gasto público, por tanto, para introducir crecimiento en la economía en un momento en el que la parte privada está hundida debido a su descontrolado crecimiento previo. Una solución que, aunque a medio gas, se está realizando en los Estados Unidos con relativo éxito y es diametralmente opuesta a la que se está practicando en Europa.

Pero, se puede preguntar, ¿si se gasta más dinero público no crecerá entonces el déficit y, por lo tanto, la deuda? La respuesta de Krugman es sí, pero es mejor mantener el dinamismo de la economía con endeudamiento provisional público que dejar que se paralice y ahogue con los recortes del gasto que, además de impedir el crecimiento, acelera la destrucción de empleo y deteriora las redes básicas sociales de los ciudadanos, como la sanidad y la educación. Un endeudamiento que, al permitir al sector privado que se recupere, acabará por reducirse por sí mismo con el aumento de los ingresos privados y, por lo tanto, de los impuestos. Las medidas concretas de aumento de gasto social no tendrían ni siquiera que ser nuevas, según Krugman, sino que, tal y como está la situación en Europa, bastaría con volver a recuperar los niveles de gasto social precrisis en sanidad, educación, la tan necesitada I+D e infraestructuras para volver a crear tejido empresarial, empleo y crecimiento. ¿Y los "mercados" no nos penalizarán por sobrepasar los déficits y niveles de deuda? No, argumenta Krugman, pues lo que penalizan esos "mercados", como cualquier prestamista, es la incertidumbre y la falta de perspectivas de crecimiento para que les devolvamos los créditos durante los próximos años y décadas. Prueba de ello es que, con la actual política económica de recortes ya nos están castigando, con unos ratio de prima de riesgo que no bajan de 400-450 puntos este año, en el caso de España. Por tanto, que se intente ya. Eso sí, debe tratarse de un acuerdo conjunto a nivel europeo, ya que la política monetaria está bajo control supranacional. Por tanto, hace falta un cambio político en buena parte de Europa o, al menos en sus países centrales todavía bajo dominio de la idea de los recortes: Alemania, España e Italia. O, mejor aún, que se reforme cuanto antes la Unión para que podamos por fin votar directamente al Gobierno Europeo y decidir entre un partido que proponga recortes u otro que proponga aumento del gasto. Como en Estados Unidos. Y ya sabemos quíén ha ganado allí. El problema es que siguen deteriorándose las condiciones de vida de muchos ciudadanos europeos, demasiados, así que ¡hace falta una solución ya!